¿Quieres realizar una inversión rentable en tu formación médica? Si la respuesta es sí, no te pierdas lo que detallamos en las siguientes líneas, donde te contamos todo lo que necesitas saber sobre las posibles complicaciones de las infiltraciones de ácido hialurónico. Y es que un profesional de este campo no se puede permitir el lujo de obviar protocolos de actuación fundamentales para lograr los mejores resultados. ¡Toma nota!

Ácido hialurónico: solo aplicable por profesionales

El ácido hialurónico es una sustancia que el cuerpo produce de forma natural, razón de más para confiar en las bondades de los tratamientos basados en este compuesto. Y es que ya sea con fines médicos o estéticos, el ácido hialurónico es un extraordinario tratamiento para curar heridas, prevenir el envejecimiento prematuro, fortalecer las encías o aportar volumen a los labios, entre otros objetivos. 

Sin embargo, y aunque se trata de un compuesto seguro – es natural – no hay que olvidar que requiere un procedimiento médico. Por tanto, solo puede ser aplicado por especialistas en medicina.

Protocolos de actuación para un tratamiento de éxito

Desconocer los protocolos de actuación en esta materia puede derivar en complicaciones de las infiltraciones con ácido hialurónico. En este sentido, realizar un buen diagnóstico y conocer los efectos adversos para ofrecer las mejores recomendaciones post-tratamiento. Por ejemplo, evitar la exposición solar o realizar masajes en la zona para evitar que el producto se vea y se acumule son solo algunas claves. 

Además, es imprescindible utilizar un buen producto. Tengamos en cuenta que no son pocos los centros de dudosa reputación que anteponen los precios competitivos a la salud del paciente. 

Por otro lado, es muy importante saber gestionar las sobrecorrecciones. Y es que la cantidad aplicada puede ser insuficiente o excesiva. En este último caso,  puede ser necesaria la inyección de hialuronidasa para eliminar el producto, una situación evitable si se realizan tratamientos progresivos. Y es que más vale prevenir que curar, especialmente en el mundo de la medicina estética. 

Posibles riesgos 

Además de los hematomas o inflamación de la zona tratada (consecuencias muy comunes pero reversibles), no tener en cuenta los protocolos o desconocer ciertas técnicas son la causa principal de que no obtengamos los resultados deseados. En este punto, corremos riesgos de aparición de granulomas. 

En otros casos – eso sí, poco frecuentes – pueden surgir cuadros de infección si la infiltración no  se realiza con las condiciones de asepsia necesarias. 

Por último, y aunque se trata de complicaciones excepcionales pero muy graves, puede que accidentalmente se inyecte ácido hialurónico en el interior de una arteria y obstruya el flujo sanguíneo. Esto puede derivar en necrosis cutánea o pérdida de visión.

Como ves, nada podemos dejar al azar a la hora de aplicar un tratamiento médico de estas características. ¿Quieres dar un impulso definitivo a tu carrera profesional y conseguir los mejores resultados para tus pacientes con nuestros curso de estetica? Ponte en contacto con Formacurae y da un salto cualitativo en tu currículum aprendiendo a manejar las complicaciones de las infiltraciones de ácido hialurónico